top of page
Search

Comit茅s Locales de... Desnutrici贸n 馃槗



Para Provea, 鈥渆n los CLAP se extorsiona con la alimentaci贸n y eso, aparte del efecto regresivo por la p茅rdida de libertades, es una de las violaciones m谩s evidentes del derecho a la alimentaci贸n鈥.



El 13 de marzo, Nicol谩s Maduro orden贸 incorporar carne y pollo a las bolsas CLAP. Pero lo que, a simple vista, parece un aumento en la distribuci贸n de prote铆na, resulta ser todo lo contrario: la carne distribu铆da ser谩 enlatada. Es decir, alimentos ultraprocesados cuyo perjuicio a la salud ha sido comprobado en m煤ltiples estudios; que se sumar谩n a las mortadelas en lata provenientes de Turqu铆a, y otros componentes de una bolsa cargada de carbohidratos (y otras cositas como control social). Hablamos con Susana Raffalli, nutricionista especializada en gesti贸n de la seguridad alimentaria, en emergencias humanitarias y riesgo de desastres:


鈥斅縌u茅 deber铆a tener la bolsa CLAP para satisfacer las necesidades nutricionales de una familia, en contraste con lo que distribuye actualmente?聽


鈥擫a bolsa CLAP no es adecuada con ning煤n tipo de alimento. Distribuir, masivamente, alimentos es algo que est谩 contraindicado y que es inadecuado hacer. En contextos en los que el mercado de alimentos est谩 abastecido, los alimentos son accesibles y la gente est谩 en capacidad de trabajar o de producir sus alimentos, repartir alimentos es contraproducente porque desmovilizas a la gente, desincentivas su autonom铆a y su propia capacidad de trabajar para comer con libre autodeterminaci贸n. Desincentivas la econom铆a alimentaria local.


Repartir alimentos a escala solo se debe reservar para situaciones de extrema emergencia, en las que la emergencia arras贸 por completo las fuentes habituales de alimentaci贸n: los mercados y los medios de vida de las familias, incluyendo sus cocinas o enseres para cocinar. Me estoy refiriendo a incidentes como el de Vargas o el de Tejer铆as, o un terremoto.


La obligaci贸n del Estado como garante del derecho a la alimentaci贸n no se refiere, en ning煤n caso, a la obligaci贸n de alimentar. Nosotros, como titulares del derecho a la alimentaci贸n, no tenemos derecho a ser alimentados: tenemos derecho a ejercer nuestra alimentaci贸n con libertad y autodeterminaci贸n, a trav茅s de nuestros propios medios. La obligaci贸n del Estado es fomentar, respetar y regular para que esto suceda de la mejor forma, garantizando fuentes de trabajo, salarios dignos y consistente con la necesidades, un mercado de alimentos sano e integrado, y promoviendo la producci贸n de alimentos.聽


Esa misi贸n del Estado pas贸 a un segundo plano. El Estado prefiri贸 convertirse en un vendedor de alimentos subsidiados a la gente pobre. La otra funci贸n del Estado, en la que s铆 deber铆a centrarse en alimentar a los ciudadanos, es en la de aquellos ciudadanos que est谩n en situaci贸n de dependencia y que, por su situaci贸n, no pueden alimentarse por s铆 mismos. Me refiero a la poblaci贸n que est谩 en centros penitenciarios, en hospitales, a las personas en situaci贸n de calle. En Venezuela se invirtieron las cosas. El Estado est谩 alimentando al grueso de la poblaci贸n y dejado muy mal alimentada a la poblaci贸n que s铆 est谩 en situaci贸n de dependencia y que s铆 est谩 bajo su tutela y su cuidado, y est谩n pasando por situaciones horribles. Es una gran paradoja.


Por eso no puedo dar una sugerencia para que la bolsa sea mejor, porque la bolsa no deber铆a existir de ninguna manera. Es inmejorable como programa alimentario porque nunca ha tenido un objetivo alimentario.聽


Lo que s铆 se pudiera hacer, desde el punto de vista del Estado, es reactivar servicios para la distribuci贸n de alimentos especialmente formulados con fines nutricionales a grupos de poblaci贸n vulnerable. El mejor ejemplo era el control del ni帽o sano. En esos servicios, cuando se detectaba que el ni帽o se alejaba de un estado nutricional normal, se le asignaba una raci贸n de Lactovisoy, que hoy podr铆a ser una raci贸n de Nutrichicha u otro alimento fortificado, por ejemplo. Pero eso dej贸 de existir, porque no genera votos, ni ning煤n tipo de retorno pol铆tico.


Susana Rafalli retratada por Andr茅s Kerese (entrevista en Prodavinci, 15/09/2019)



鈥斅緾u谩l es la relaci贸n del contenido de estas bolsas con la desnutrici贸n registrada en Venezuela durante los 煤ltimos a帽os?聽


鈥擭o hay ninguna relaci贸n que yo pueda decir que es directa. Lo que s铆 se puede decir es que la bolsa CLAP, desde el punto de vista nutricional, es un conjunto de alimentos de una gran pobreza en cuanto a su aporte de nutrientes esenciales. Principalmente de prote铆nas de alto valor biol贸gico y de alta calidad. Son deficitarias en hierro, en vitamina A y en nutrientes funcionales que, sobre todo, los ni帽os y mujeres embarazadas requieren para cubrir sus necesidades de nutrici贸n b谩sica. Es un conjunto de alimentos, con una alt铆sima proporci贸n de carbohidratos vac铆os, que no aportan otra cosa que energ铆a.


Al final, las personas que est谩n aliment谩ndose de esto, comen y esto les amortigua el hambre. Entonces, esta poblaci贸n no tiene hambre ni est谩 en estado de delgadez (que es la desnutrici贸n aguda) se va conduciendo a dos tipos de desnutrici贸n que no son evidentes, sino hasta que se manifiestan sus s铆ntomas. Me refiero al hambre oculta, como por ejemplo la anemia. Unicef, en su 煤ltimo Estado Mundial de la Infancia, y FAO, en su 煤ltimo informe sobre la Situaci贸n de Seguridad Alimentaria en el Mundo, reportan que en Venezuela, el 30% de las mujeres en edad reproductiva viven con anemia. Esos significa que estas mujeres viven sin hambre porque consumen los alimentos de la bolsa CLAP, pero estos no tienen hierro.聽


Lo mismo pasa con los ni帽os. Para crecer de forma arm贸nica, desarrollar sus habilidades cognitivas, no necesitan solamente calor铆a y prote铆nas: necesitan nutrientes funcionales, como el f贸sforo, el magnesio, el zinc, el hierro. Estos se obtienen de prote铆nas de muy alta calidad, en los huevos, las leguminosas, la leche, las frutas. O se adquiere fortificando alimentos de alto consumo, que es el caso de la harina de ma铆z, por ejemplo.聽


El segundo tipo de desnutrici贸n que puede surgir es el retraso del crecimiento. Un ni帽o que no recibe suficientes nutrientes funcionales, puede pasar su infancia sin nunca verse delgado, sin siquiera tener hambre, pero no gana la estatura que necesita, y esto es reflejo de que no gana las terminaciones nerviosas, la masa cerebral, las habilidades cognitivas y motoras que 茅l necesita durante toda su vida.


Yo estoy convencida de que haber mantenido por tantos a帽os a la poblaci贸n dependiendo de un grupo de alimentos con tan pobre valor nutricional como las bolsas CLAP, y con un salario tan pobre para poder acceder a alimentos buenos, est谩 relacionado con la falla que hay en el crecimiento. Y lo digo con cifras en la mano: aproximadamente, entre el 25% y el 30% de los ni帽os que vienen a los servicios de nutrici贸n que tenemos, est谩n viniendo con talla baja, es decir, con retraso en su crecimiento lineal. De ese porcentaje, el 80% no tiene hambre ni est谩n delgados, pero son ni帽os que se quedaron chiquitos. Son hijos del mal comer, el mal comer de una bolsa que nunca ha tenido un valor nutricional completo, con excepci贸n de los 煤ltimo meses en los que se incluy贸 la Nutrichicha, que es un alimento fortificado, pero en una cantidad irrisoria, que no alcanza para cubir ni siquiera la cantidad de bebida nutricional que estos ni帽os deber铆an recibir en un par de d铆as.聽


鈥斅緾贸mo afecta al organismo el consumo de carnes ultraprocesadas contenidas en estas bolsas?聽


鈥擡stos alimentos pueden conducir a trastornos de alimentaci贸n importantes. El primero es que, sobre todo cuando son de origen animal, tienen un alto contenido de grasas saturadas, que provocan enfermedades como sobrepeso, aumento del colesterol y otras hiperlipidemias y, por esa v铆a, el aumento de enfermedades cardiovasculares asociadas con la aterosclerosis y con el aumento de la presi贸n arterial. En general, llevan un alt铆simo contenido de sodio para su conservaci贸n, y eso se asocia a una predisposici贸n a la hipertensi贸n arterial, y algunas de las formas de sodio que llevan estos alimentos, como son los nitritos y los nitratos, se han asociado a varios tipos de c谩ncer.聽


Por otra parte, el segundo gran grupo de enfermedades relacionadas con estos alimentos, est谩n vinculadas con los muchos preservantes que se utilizan en estos alimentos, como algunos emulsificantes, que acondicionan la grasa y hacen que el alimento se mantenga compacto. Esto altera, de sobremanera, la biota intestinal, y ahora mismo sobra evidencia de que esto se relaciona con m煤ltiples trastornos neurol贸gicos. Por ejemplo, se relacionan con la desnutrici贸n infantil y alteraciones metab贸licas generalizadas. No es te vas a comer un Diablitos y vas a desarrollar todo eso, pero mantener un consumo constante de esto y pretender que la fuente de prote铆na animal de todo un pueblo sean unas carnes enlatadas es un antitestimonio de una pol铆tica p煤blica alimentaria.


Esto no solo asombra, sino que va a tener consecuencias a futuro, desde el punto de vista sanitario. El aumento de la obesidad y de las enfermedades cardiovasculares que se est谩n gestando en torno a la venta masiva de alimentos de mala calidad por parte del Estado, es pavoroso. Se ha comprobado que el costo por salud de una persona adulta, por las enfermedades que tiene, le puede costar al Estado y al sistema de salud p煤blica hasta un 60% m谩s, cuando en sus primeros a帽os de vida, a esta persona se le incentiva a comer mal.


Desde el propio Estado se desmoviliza el esfuerzo enorme que hicieron profesionales desde el Instituto Nacional de Nutrici贸n para promover una alimentaci贸n saludable. El foco de la campa帽a 4S del INN, es exactamente lo contrario a lo que promueve el presidente Maduro mandando a meter carne enlatada y sal en los CLAP. Es una pol铆tica alimentaria desintegrada, que se contradice a s铆 misma.聽



鈥斅緾u谩nto tiempo e inversi贸n requerir铆a llevar la nutrici贸n de las familias venezolanas a un estado 贸ptimo? 驴Qu茅 otros factores son fundamentales?聽


鈥擯uede ser muy largo o muy corto. Puede ser tan corto como subirle el salario a las familias y dejarlas que compren lo que quieran comer. Pero para que sea posible hay que garantizar el abastecimiento nacional. Hay un indicador de la FAO que habla del porcentaje de la poblaci贸n en situaci贸n de hambre potencial. En Venezuela, ese porcentaje de poblaci贸n subalimentada es del 19%. Esto no se refiere a consumo o estado nutricional, se refiere a la cantidad de gente que se quedar铆a sin comer si los alimentos distribuidos en el pa铆s se repartieran en partes iguales. Es decir, es la capacidad que tiene el Estado para alimentar a su pueblo, a partir de la producci贸n de alimentos. En 2017 esto super贸 el 30%. Ni siquiera con plata, los alimentos alcanzar铆an para todos.

Rescatar tierras bald铆as y el parque agr铆cola, restaurar ganado y pesca, y un mont贸n de cosas, hecho es fases, tomar铆a dos o tres a帽os restablecer los niveles de desempe帽o del sistema alimentario en 1990.聽


Desde el punto de vista nutricional, ser铆a r谩pido si se subsidiara la prote铆na de origen animal y se entregaran cestatickets que solo fueran, por ejemplo, intercambiables por prote铆na, aumentando la oferta de este tipo de alimentos y de alimentos fortificados. Haci茅ndolo en las cl铆nicas de control de ni帽o sano y en las de control prenatal. Ya con eso garantizar铆amos un mejor estado nutricional para la desnutrici贸n aguda.聽


Sin embargo, la desnutrici贸n que se manifiesta por una retraso en el crecimiento de los ni帽os, eso no se corrige ni siquiera en esta generaci贸n, porque la talla no se recupera tan f谩cilmente. La talla se deja de acumular en el per铆odo que ten铆as para crecer. Si en ese per铆odo, te la pasaste comiendo arroz y pasta y grasa, ya no creciste. Algunos ni帽os, y ser铆a muy excepcional, que lleguen a su pubertad en un ambiente perfecto: agua potable, vacunas, alimentos de alt铆sima calidad, familias bien constituidas, pueden tener cierta recuperaci贸n de su estatura.聽


Pero, en general, no es lo que pasa. Desde 2014, los ni帽os han crecido con un d茅ficit: las ni帽as llegan a sus cinco a帽os, con 8 cent铆metros menos que los de una ni帽a bien alimentada; en el ni帽o son 5 cent铆metros. Se quedan chiquitos, pero el pa铆s en el que crecen tambi茅n les qued贸 chiquito. Para que eso se revierta, tenemos que esperar que nazca el pr贸ximo grupo de ni帽os, nacidos de mujeres que cursen su embarazo comiendo bien, que se embaracen con suficiente edad, que tengan accesos a vitaminas prenatales y suplementos nutricionales. Y esos ni帽os tienen que pasar su primeros 1.000 d铆as de vida con su esquema de vacunaci贸n completo, sin enfermedad, con acceso a suplementos nutricionales. Que pasen su infancia en hogares donde se pueda comer bien.聽


Esto no es lo que est谩 pasando ahora. Esta es una privaci贸n nutricional activa, acumulativa y continua. La estimaci贸n es que haciendo bien las cosas, haciendo muy muy bien las cosas, la cifra de ni帽os con retraso en el crecimiento tomar铆a, aproximadamente, unos 20 a帽os bajarla a los niveles que ten铆amos en 1999.聽


113 views0 comments

銈炽儭銉炽儓


bottom of page