top of page
Search

El martillo todoterreno 🔨



Imagina que quieres aprender francés, pero en realidad estás viendo clases de griego sin saberlo. Sí, lo difícil de entender algo es comprender aquello que está bien y está mal. Para Susana Reina, directora de Feminismo INC, nuestra cultura machista no es más que abono para la mata de desigualdad que nos rodea y fortalece la falsa percepción de “la mujer 4x4”:


–¿El concepto de "mujeres toderas" poco a poco va dando paso a uno más equitativo?

–El modelo de las mujeres 'todoterreno' lamentablemente no considero que vaya dando paso un modelo más equitativo, por lo menos en los grandes números. De pronto uno dice 'bueno, ahora los hombres están más educados, hay un nivel de conciencia mayor que en la época de nuestras abuelas', y probablemente sea así para ciertos grupos sociales, pero no es la gran mayoría. Lo que yo observo es un afianzamiento del modelo patriarcal que supone que las mujeres son fuente de soporte para muchas actividades de la vida diaria, sobre todo en el ámbito doméstico. Se dice que las niñas maduran primero, pero no es que maduran primero, es que las maduramos antes para que puedan encargarse de tantas cosas. Se les atribuyen muchas más responsabilidades. Lo que sí hay es un poco más de discusión en torno al tema.


–¿Este estereotipo es intencional o es que está interiorizado por una cultura machista?

–Creo que es un estereotipo hecho por diseño. Es bastante útil al patriarcado y es parte de la cultura machista. Casi todas las mujeres que yo conozco, por lo menos en Venezuela, hemos tenido –porque me incluyo– el modelo de una mamá que luchó contra viento y marea para sacar a sus hijos adelante; muchas solteras, divorciadas o viudas con esposos ausentes de todas las responsabilidades del hogar y que solitas le echaron un pichón en la vida; o casadas, pero con una figura que por el modelo machista, no se involucra en las cosas de la casa. Ese matricentrismo, que es como lo llamó el padre Alejandro Moreno, donde todo gira en torno a la mujer fundadora del hogar es lo que nos ha acompañado siempre. Entonces uno copia el modelo.


–¿Qué hacer para soltar ese estereotipo que se confunde con halago?

–Primero, conciencia feminista para que entendamos que esto no es casualidad, ni es nada natural. No es que Dios lo hizo así ni ha sido así desde que el mundo es mundo, sino saber exactamente las raíces y las razones por las cuales nuestra vida en sociedad se ha estructurado de esa manera para hacerlo evidente y cuestionarlo. Cada quien en su propio espacio, en su familia, conversar, conciliar, negociar, redistribuir la carga para que no te caiga a ti sola. Eso es lo que yo digo en mis talleres de empoderamiento: darle la vuelta a la situación. Yo también le digo a muchas compañeras que no digan que son 4x4. Porque el problema es que el todoterrismo se vive con mucho desgaste. Llegas a enfermarte. Las mujeres que están urgidas de este modelo, duermen mal, comen poco y cargan con los problemas de todo el mundo encima. Alguien se va a recostar porque bueno, mamá resuelve. Y además no queda tiempo para el relax.


–Del lado masculino, ¿también hay roles mal adjudicados que profundicen el desequilibrio? Y en caso de que así sea, ¿afecta eso a nivel psicológico?

–Sí, el machismo no es un buen modelo para mujeres ni para hombres. Por supuesto, el machismo afecta más a las mujeres, eso hay que decirlo y tiene que quedar claro, pero también dispone para los hombres de algunos roles que psicológicamente pueden afectarles. Por ejemplo, esa idea de que un hombre es el proveedor de los ingresos económicos para la casa. Yo he visto casos de hombres que se deprimen si la mujer gana más que ellos. Son mandatos muy extremos que hacen que para muchos sea difícil convivir con ellos. Pero eso sí creo que está un poco más masticado y buenísimo que ahora tenemos una forma distinta de verlo, donde no encasillamos a la gente en moldecitos patriarcales estrictos.

23 views0 comments

Comments


bottom of page