top of page
Search

Este peque帽o gran mundo 馃摉

脡ramos ni帽os: por sugerencia de una maestra, un hermano, mam谩, o La Providencia, cay贸 en nuestras manos nuestro primer libro. Le铆mos y so帽amos, re铆mos y lloramos. Probablemente no lo olvidamos. Ese d铆a, encontramos en un espacio externo a nuestra cabecita un mont贸n de letras que nos contaban el mundo afuera y adentro. Y ese recuerdo qued贸 atado a nuestras memorias. Conversamos sobre este primer amor聽con Mireya Tabuas, escritora, periodista y profesora universitaria venezolana viviendo en Chile, autora de siete libros de literatura infantil:聽聽



馃摎 El peque帽o lector 鈥渋maginario鈥


Como autora, no diferencio la literatura dirigida al p煤blico infantil y juvenil, de la dirigida al p煤blico adulto. Me estoy refiriendo a la calidad. Es decir, no creo en literatura "mayor" y "menor". Y hago 茅nfasis en la palabra literatura, porque creo que es lo primero que hay que remarcar.聽 Ahora bien, una cosa es hablar de "libros para ni帽os" y otra muy distinta es hablar de "literatura para ni帽os". Creo que esa diferencia es fundamental.聽聽


Publicaciones dirigidas al mundo infantil hay muchas: algunas tienen una funci贸n casi estrictamente did谩ctica, recreativa y comercial, pero no hay una b煤squeda mayor por parte del autor.聽 Esos son libros para ni帽os pero no son literatura. Como tal, la literatura infantil y juvenil tiene una b煤squeda est茅tica y de sentido, tiene profundidad y la maravillosa virtud de que puede ser le铆da por ni帽os y adultos y ser disfrutada por ambos grupos de edades. Es una literatura que tiene, si se quiere, capas. Su sencillez es aparente; es sencilla pero no simple.聽


No s茅 si me explico. Pero a lo que vamos...聽 驴Diferencias entre el tipo de escritura? S铆 las puede haber en relaci贸n a temas, seguramente, en relaci贸n a intereses, seguramente, en relaci贸n a complejidad ling眉铆stica, seguramente. Pero tampoco toda la literatura "para adultos" es compleja, ni toda ella tiene una tem谩tica que un ni帽o no pueda leer (conozco ni帽os que desde peque帽os leyeron libros "de grandes").聽


Como escritora suelo tener un lector imaginario, ese otro al que le cuento la historia. En mi caso puedo diferenciar emocional y narrativamente cu谩ndo le escribo a un adulto y cu谩ndo a un ni帽o.聽 No te voy a hablar de una t茅cnica espec铆fica para cada uno de estos p煤blicos. Es m谩s bien 鈥攅n mi caso, insisto鈥 algo intuitivo.聽 Hay tejidos del texto, en estructura, en lenguaje, que no suelo emplear en mi literatura infantil,聽 aunque a veces cuelo alguno de ellos. Hay, adem谩s, temas que intuyo tampoco le gustar谩n a los ni帽os y ni帽as. Entonces mi respuesta ser铆a esa: mi lector imaginario me gu铆a.聽



馃摎 Dos cucharadas de complicidad


En literatura no me gusta dar recetas, porque la literatura es m谩s compleja y dif铆cil de reducir a tips. Para hacer una torta puedes seguir las instrucciones al pie de la letra y la torta te va a quedar tal cual, pero eso no pasa en el mundo de los libros. Ambas podemos echarle una taza de az煤car al cuento y el cuento no nos quedar谩 igual de dulce. Sin embargo, y aunque pareciera que me contradigo, creo que hay varios elementos que acercan a un ni帽o a la lectura: uno de ellos es el humor; otro es la aventura, otro m谩s es el lenguaje.聽聽


Por ejemplo, a los ni帽os m谩s chiquitos les gustan mucho los juegos de palabras; a los preadolescentes les encanta cierta irreverencia, ver reflejados los sinsabores de su edad... 驴Por qu茅 tenemos un libro de la infancia que no olvidamos?聽 Porque la buena literatura infantil 鈥攜 yo extender铆a eso a otras artes鈥 es c贸mplice, nos revela verdades del mundo y de nosotros, llega a un lugar de tu alma de una manera profunda e imborrable. Por eso ese libro favorito de infancia siempre nos va a acompa帽ar y quiz谩s, de vez en cuando, volvemos a 茅l (o preferimos dejarlo intacto en nuestro recuerdo).



馃摎 Picard铆a (y la vida misma) para llevar


Todos esos cuentos cl谩sicos, por ejemplo, los de los hermanos Grimm o Hans Christian Andersen, han influido en la literatura infantil latinoamericana, pero hay otras influencias tambi茅n. Se ha estudiado que la figura del p铆caro es muy com煤n en nuestra literatura para ni帽os, y el mejor ejemplo aqu铆 es T铆o Tigre y T铆o Conejo, personajes de la narrativa infantil venezolana, que adem谩s est谩n asentados (con sus diferencias) en otros pa铆ses de Latinoam茅rica y que tambi茅n vienen de la tradici贸n africana y de la picaresca espa帽ola.聽聽


Tenemos tambi茅n nuestros cl谩sicos basados en relatos orales de los pueblos ind铆genas (y en eso editorial Ekar茅 es un referente importante). Hay otros personajes populares, como el ni帽o de la calle y el ni帽o trabajador, que ya forman parte de nuestro imaginario literario. El mejor ejemplo es el cuento "De c贸mo Panchito Mandefu谩 cen贸 con el ni帽o Jes煤s", de Jos茅 Rafael Pocaterra, originalmente publicado en la segunda d茅cada del siglo XX (es decir, hace cien a帽os) en un libro de cuentos para adultos ("Cuentos grotescos"), pero que fue adoptado por la literatura infantil.聽聽



馃摎 Espacios que nacen


La verdad es que desconozco un poco el panorama actual de las ediciones para ni帽os en nuestro pa铆s, porque muchas editoriales de libro infantil dejaron de existir (como el caso de Camelia)聽 o de publicar en Venezuela (como Ekar茅 que creo que ya solo publica en el exterior). Aunque聽 est谩n empezando a nacer nuevas editoriales dentro del pa铆s, como Ediciones Curiara, por ejemplo. Adem谩s, venezolanos en el exterior est谩n llevando a cabo tremendos proyectos editoriales para ni帽os, como el caso de Mar铆a Fernanda Paz Castillo y su editorial Cataplum, en Colombia, que se acaba de ganar el premio a la mejor editorial para ni帽os de Latinoam茅rica y el Caribe, en el Festival de Bologna.聽聽


En Miami, Alliteration, editorial de venezolanos que hasta ahora hab铆a publicado libros para adultos, empez贸 una colecci贸n infantil y all铆 publicaron mi libro "La cabeza de Tom谩s", ilustrado por Yonel Hern谩ndez. Adem谩s, creo que se abre otro panorama, aunque muchos le temen o reniegan de 茅l: es el de las ediciones digitales.聽聽


Creo que lo importante es hallar lectores y hay que buscar los modos de llegar a ellos. Por ejemplo, en pandemia, cre茅 una serie de libros digitales llamada "Cuentos sin corona". Lo hice para ayudar a padres y maestros a que tuvieran materiales en esos meses sin salir de casa, esos meses de educaci贸n virtual. Pues resulta que en muchas escuelas en Venezuela, y algunas en Chile, a煤n se leen esos cuentos y han servido de compa帽铆a a muchos ni帽os, ni帽as, adolescentes, sus familias y escuelas.

6 views0 comments

Comentarios


bottom of page