top of page
Search

Liderar no solo es gobernar, pero... ✊🏾


"Empecé a descartar todas las cosas que no me gustaban y me quedaron tres: Educación, Letras e Historia": la historia de la historia | Retrato: Andrés Kerese


Mafalda decía que, en la historia de la humanidad, la mujer no había jugado un papel, sino un trapo. ¿Y si empezamos a cambiar la manera en que contamos esa historia de la humanidad? De esto hablamos con Inés Quintero, una de las historiadoras que se ha fajado para cambiar la perspectiva del relato.


La "esposa de", la "querida de", la "primera dama de"... «Sí, definitivamente ha habido una tendencia, y eso no es exclusivo de la historia de Venezuela, de referenciar a la mujer de acuerdo a la figura masculina. Que si fueran las esposas, o las hijas, o las madres. Siempre hay un referente masculino que las avala (...) Pero se ha ido haciendo un esfuerzo por hacer valer que estas presencias y estos protagonismos no están exclusivamente asociados a la condición de haber estado al lado de hombres poderosos. El caso emblemático es Manuela Sáenz. Durante muchísimo tiempo (...) se determinó que de Manuela se hablara exclusivamente como la 'Libertadora el Libertador'. No obstante, también ha sido extraordinario el esfuerzo que se ha hecho historiográficamente para recuperar la vida, la memoria, los textos, la experiencia, la actuación de Manuela Sáez (...) Sus vidas (las de las mujeres) no están determinadas por ese vínculo afectivo».


Votamos desde 1946... ¿pero cuando votarán por nosotras? «Efectivamente, el derecho al voto de todas las mujeres está incorporado a los cambios que se produjeron después del 18 de octubre de 1945. Sí me parece importante acotar e insistir que la primera vez que las mujeres votaron en Venezuela, o cuando se aprobó el voto femenino, solo era para elecciones municipales, para mayores de 21 años y para las que supieran leer y escribir. Un ámbito muy reducido, pero fue solo gracias a las luchas de las mujeres que se logró ese estrecho margen de participación. Los datos dejan ver que la representación es todavía muy baja. Pero muchas veces se deja pasar por alto que la participación de las mujeres en otros escenarios, en otros espacios, es muy importante: en el nivel sindical, en las organizaciones de sociales y, sobre todo en los últimos años, en las organizaciones de DDHH».


El caso de Irene Sáez, que llegó a puntear en encuestas antes de las elecciones 1998... «Es un tema que no tiene que ver necesariamente con el hecho de que hubiese sido una mujer la contentora de Chávez en esas elecciones. No creo que el triunfo de Chávez tuvo que ver con el hecho de que la gente escogiera entre un militar y una mujer. El proceso histórico que condujo al triunfo político de Chávez está directamente relacionado con lo que significó el desgaste de la propuesta bipartidista. La debacle de 1998 es de los partidos convencionales y hay que recordar que Irene estaba apoyada por el partido Copei (...) Su caso no contribuye mucho al análisis de los rasgos femeninos... No estaba asociado a una confrontación de géneros, o de faldas contra pantalones. Sigue siendo materia de debate y un campo bien importante de reflexión».


Cuéntame una historia original: «A la hora de analizar la participación de las mujeres, es importante no referirnos exclusivamente a los espacios de representación política en el poder público, sino también extender la mirada, valorar, analizar e incorporar al análisis de la participación de las mujeres, todo lo que representa su presencia, su esfuerzo, sus liderazgos, su conducción y su capacidad de incidencia en la organización y movilización de la sociedad venezolana, en defensa de la participación y la democracia. Allí han estado de manera decisiva y fundamental».

7 views0 comments

Recent Posts

See All

コメント


bottom of page