Search

"No estamos viendo el vaso vacío" (antes de futuras elecciones): Oswaldo Ramírez, consultor político

A veces parece que el fracaso del mantra y la pandemia exterminaron las noticias de política. Pero actualicemos: en teoría hay primarias opositoras en 2023 y presidenciales en 2024. La Plataforma Unitaria aprobó un reglamento de primarias. Voceros del oficialismo han asomado la tesis de adelantar las presidenciales. María Corina Machado no descarta competir dentro de la institucionalidad chavista. Hablamos un poco de todo con Oswaldo Ramírez, consultor político.



Foto: Oswaldo Ramírez (crédito ORC Consultores)



—Voceros del oficialismo han asomado la tesis de adelantar elecciones presidenciales (las abreviamos como EP 2024) e incluso hacerlas antes de las primarias opositoras (abreviamos como PO 2023). ¿Te parece una amenaza creíble?


—Parece ser que ese es el escenario base del oficialismo, no sólo porque lo han dicho los voceros más importantes, sino que en Venezuela no existe en la Constitución Nacional un artículo que obligue a que las elecciones deban celebrarse en una fecha específica, lo único taxativo es el inicio del mandato del Presidente o Presidenta que resulte electo, y esa fecha es el 10 de enero del primer año del periodo constitucional.


Existe en el imaginario colectivo (el supuesto) de que las elecciones eran celebradas en el país en el mes de diciembre, pero por ejemplo en el 2000 fueron en julio, en 2012 se celebraron en octubre, en 2013 en abril, en 2018 en mayo, por citar eventos de tipo presidencial.


Si el adversario de la oposición te está indicando que pueden haber un evento electoral en una fecha que no controla la oposición y que, como escenario deseable es el 4to trimestre del 2024, eso les obliga a plantear que hacer con unas primarias antes de esa fecha (que potencialmente serán en junio de 2023), o los mecanismos de escogencia de candidato distintos a elecciones.


—El país ha cambiado muchísimo en 7 años (con respecto a las parlamentarias ganadas por la oposición en 2015). Tenemos un escenario de gran desmovilización, desconfianza, desarticulación, desinterés, más o menos todo junto, y una figura de Maduro que se ha recuperado ligeramente. A día de hoy, ¿ves factible un escenario de triunfo opositor en EP 2024?


—Nosotros no estamos viendo el vaso vacío, tal como lo están planteando en la pregunta. Te pongo un ejemplo, la disposición a participar en primarias subió de 28% en junio a 40% en septiembre, de acuerdo con datos del Frequency58, que es la encuestadora de ORC Consultores; también hemos observado que en el mismo periodo, las personas que se autodefinían como “no alineados” eran el 59% del país, y eso descendió a 42%, cifra que sigue siendo alta, pero que indica que parte de la población se está reconectando con los asuntos públicos.


Es una oportunidad, ya que un ciudadano no puede ser indiferente ante los sucesos políticos de su país. Para proyectar un triunfo de alguna de las partes de aquí (octubre 2022) a 2024, debemos ver muchas cosas que están sucediendo en diferentes terrenos, desde el económico hasta el internacional. Sería irresponsable decir “en 2024 gana X candidato”, ya que la política muta, y las estrategias de cada lado no están escritas en piedra, por lo tanto, también se adaptan con el análisis constante del entorno, las coaliciones de poder y el pulso de la opinión pública.


—¿Cómo valoras la presunta irrupción en el tablero de María Corina, un actor político que hace unos meses/años parecía totalmente descartado desde un punto de vista de inserción en la legalidad chavista?


—María Corina Machado ha tenido una estrategia consistente que le está permitiendo cosechar de forma temprana una posición de salida con mejor ventaja que otros contendores en primarias. Hace un año (septiembre 2021) era la dirigente de oposición con mejor evaluación de confianza. Su posicionamiento actualmente no difiere de lo registrado desde hace un año:


Imagen suministrada por Oswaldo Ramírez (entrevista del 25/10/2022)


Te comento: en política no debe subestimarse a ningún actor, más en un país en el que no todos los dirigentes tienen igualdad de oportunidad para transmitir sus mensajes en medios de comunicación. En el caso de ella, y otros tantos, han decidido participar en primarias, como primer paso de reinserción electoral. Creo que todavía faltan detalles y acciones para que se reinserte en la legalidad chavista, término que acaban de utilizar ustedes.


—¿Ves todavía factible el escenario del outsider que sale de la nada o simplemente no hay condiciones mínimas, ni líderes, ni espacios comunicacionales para que eso ocurra?


—El sueño de outsider es un oxímoron. Puede darse es un escenario de un insider poco conocido, que logre llenar el vacio aspiracional que indica que la gente quiere votar por alguien nuevo. La forma de consumir política cambió, ya no tienes que estar en los medios tradicionales, ejemplo TV abierta y espacios de opinión, para elevar tus niveles de conocimiento.


Esto ahora es más una estrategia enfocada en medios en internet + redes sociales + calle, es decir política 0.1 + 3.0 o 4.0. Puede que algunos le cercenen el derecho de entrar a medios de comunicación por temas de censura, pero eso lo puedes resolver de otras maneras.


Puedes además tener el escenario de candidatos poco conocidos, pero que son jóvenes haciendo política y trabajo social, o de candidatos que son dirigentes con altos niveles de conocimiento y en la matrix política desde hace más de 10 años que han estado de la mano de las comunidades en los últimos años, haciendo un trabajo de reforzar o crear tejido social y político.


—A día de hoy, ¿cómo analizas las candidaturas opositoras más o menos dispuestas sobre el tablero? Hablamos de gente como Ocariz, Delsa, María Corina, Guaidó, Nicmer, los de la Mesita, etc. ¿Vale la pena hablar de individualidades en un escenario tan áspero, hostil y cuesta arriba para todos?


—Personalmente celebro que haya muchas precandidaturas hoy. Hay que recordar que el ejercicio de la democracia nace en casa, y justo por eso has estado en luchas constantes desde hace años.


A la gente no se le puede olvidar eso, y te comento primero esto, porque hay un ruido en el sistema de que debe haber ya un candidato único, sin necesidad de primarias, que sea escogido a dedo. Esto atenta en contra de la reinstitucionalización democrática del país, y particularmente de los partidos políticos.


Muchas de esas precandidaturas se irán diluyendo solas, o porque no generan atracción del votante, por causas diversas o porque, dentro de las primarias, la elección se polariza entre 2 o 3 opciones realmente competitivas, para que de allí salga un candidato o candidata unitario (es absurdo pensar hoy que no se vayan a presentar otras candidaturas por fuera de la Plataforma Unitaria).


Los candidatos confirmados hoy son pocos de esa larga lista de precandidaturas, para muchos de ellos aún es momento de definiciones y evaluación de los pasos que darán. No veo un escenario áspero y hostil. Lo que estoy observando es un área de oportunidades para algunos de ellos.


—¿Ves realmente factible negociar las condiciones justas y competitivas para EP 2024?


—Esto es lo deseable por medio de un proceso de negociación, que ojalá se reanude pronto, y en el que se discutirán otras materias distintas a la electoral inicialmente. Recordemos que la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea alabó parcialmente el proceso del 2021.


La lucha de la Plataforma Unitaria, y que debe ser de muchas más organizaciones políticas, es la de tener un proceso electoral justo y competitivo, que permita resultados transparentes. Se puede negociar, por completo, pero no se debe olvidar con quién negocias, y cómo ha sido su comportamiento histórico en situaciones de desventaja electoral.

258 views0 comments

Recent Posts

See All