top of page
Search

Una nave espacial en Caracas ūüõł



Para quien escribe estas l√≠neas, que solo ha vivido en chavismo, es dif√≠cil imaginar c√≥mo era todo hace unas d√©cadas. Obvio hay libros, momentos hist√≥ricos, elecciones presidenciales y los cuentos de pap√° y mam√° que m√°s o menos ayudan a armar el rompecabezas. Pero siempre falta m√°s. Falta conocer esas an√©cdotas diarias que son las que realmente ponen ladrillo sobre ladrillo en el edificio imaginario del pa√≠s. Por eso quer√≠amos hablar con Melanie P√©rez Arias, periodista y escritora venezolana radicada en Per√ļ, cuya infancia en los 90s todav√≠a recuerda clarito.


Qui√©n sabe c√≥mo habr√° sido para otros ni√Īos, pero para Melanie, que viv√≠a en una zona popular, la Caracas de entonces pod√≠a parecerse al viejo clich√© del valle de balas. Ah√≠ presenci√≥ tiroteos y guerras de bandas. Nunca a la escala de lo que ocurri√≥ con el Koki, claro, pero tampoco f√°cil de sobrellevar. ¬ęEso adem√°s se ve reflejado en la literatura del momento. Por ejemplo, todo lo que escribi√≥ Jos√© Roberto Duque o el mismo Pin Pan Pun. No voy a entrar en discusiones sobre la calidad literaria, pero hay muchos cuentos de esa √©poca¬Ľ, dice.


Algo que a√ļn tiene presente es cuando su mam√° la ense√Ī√≥ a usar el Metro. Ellas iban los domingos al mercado de San Mart√≠n a comer bollitos con malta. Es de sus recuerdos favoritos y solo escuch√°ndola es posible imaginar por qu√©. Como el Metro iba con menos gente, daban un recorrido por toda la ciudad, de punta a punta, y ella le iba mostrando las estaciones y lo que segu√≠a en el trayecto. ¬ęPara m√≠, era como una nave espacial¬Ľ.


Siempre vivi√≥ con adultos: su pap√°, su mam√° y sus hermanas mayores, que luego se casaron y se fueron de la casa. Ese mismo hogar en el que, durante el Caracazo, tuvieron que dormir en el pasillo porque las habitaciones daban hacia la calle y no hab√≠a un lugar seguro. Solo el pasillo. Solo pasta con agua. Y ‚Äėsolo‚Äô tres d√≠as que ahora narra sin distinguir bien entre recuerdos propios y relatos de su pap√°.


Quiz√°s ese fue un punto de partida para tener una idea de lo que ocurr√≠a en Venezuela. Una idea que no cualquier ni√Īo de seis a√Īos tiene. Su pap√° era copeyano y Melanie, de hecho, hac√≠a caligraf√≠a mientras √©l inscrib√≠a a candidatos en el entonces Consejo Supremo Electoral. Ella siempre hu√≠a de los temas pol√≠ticos, pero los esl√≥ganes de campa√Īa la persiguieron como un monstruito de Scooby-Doo en la d√©cada. ¬ŅY c√≥mo no? Si siendo chiquita, ya cargaba con la fama de haber pegado que un gocho amans√≥ a un tigre en las presidenciales del 88. El gocho pal‚Äô 88. Qu√© raro es escuchar un eslogan presidencial en 2023.

16 views0 comments
bottom of page